miércoles, 6 de marzo de 2013

RENEGADO

Yo soy uno de esos imbéciles que vertió todo tipo de infamias contra Usted.

Yo soy uno de esos miserables ignorantes que se dejó manipular por la propaganda Liberal-Fascista al servicio del Capital.

Yo soy uno de esos mamarrachos que no supo ver que detrás de su aparente populismo había sinceridad y lucha por su gente… por todas las gentes.

Yo soy un renegado que se dejó seducir por los aplausos de sus adversarios… que también eran y son los míos.

Yo soy un cobarde que se disculpa cuando ya no es posible la redención.

Yo voy a dejar de ser Yo… para honrar su Memoria y su Lucha, Comandante.
 

5 comentarios:

  1. Mi querido Atila, has entrado a las estadísticas de los que dicen de los que han muerto:¡qué bueno era!, pero las estadísticas son frías, y no estoy siendo juez tuyo, ni de ti ni de nadie ¡Dios me libre de tal maldad! y aprecio que tras esa aparente dureza que tienes, en ti hay un corazón noble.
    Saludos desde el Primer Ayuntamiento de México.

    ResponderEliminar
  2. Confieso que este hombre me provoca sentimientos encontrados; puede que sea yo el que está perdido.
    No soy mitómano y huyo deliberadamente del personaje siempre que puedo pero, si los datos que se nos muestran son auténticos, no cabe duda de que el espíritu que le ha movido es infinitamente más noble que el que mueve a la troika de marras. Incluso aceptando cualquier crítica relativa a las formas. Si por sus actos los conoceréis, los de este hombre están a años luz de estos ejemplares políticos demócratas europeos, gurús de la libertad y la igualdad, que están esquilmando los recursos y la vida misma de millones de personas por fidelidad a un supuesto orden mundial que parece devolvernos a la esclavitud.
    Qué pena no disponer del petróleo necesario para financiar otro tipo de revoluciones sociales.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. No era un santo pero desde luego se salió de las estupideces que adornan a los políticos profesionales. Era el diablo para EE.UU porque no se plegaba y era muy querido por los pobres de su pueblo. Redujo la pobreza, aunque no lo suficiente; nacionalizó bienes estratégicos, aunque no los suficientes; se buscó alianzas alternativas, aunque a vaces, como la de Irán, incomprensibles.
    Lo cierto es que los desheredados de su pueblo lo querían y eso es muy significativo.
    Se pierde un presidente que con sus sombras supo plantar cara a los poderosos lo cual ya es más de lo hace la mayoría.
    Una gran pérdida para Venezuela y la región.

    ResponderEliminar
  4. No quiero yo ni para mí mismo la adhesión que las gentes le muestran al personaje. Nadie, ninguna persona debería suscitar tal grado de admiración porque es siempre, casi siempre, falta segura de algún tipo de derecho social que taponar. He decidido hace años no creer en dioses, por muy bien intencionados que éstos fueran. Me propongo creer en los próximos años en Francisco. Si es capaz de besar a Cristina y no enardecer, es que es santo.

    ResponderEliminar
  5. Hola a todos/as!!

    No era santo de mi devoción, no me gustaba el estilo, no comprendo a los socialdemócratas y su rechazo a eliminar los fundamentos del Capitalismo. Pero las frías estadísticas en materia social de este hombre son las que me impulsan a lamentar la dureza con la que le he tratado. En estos tiempos de expolio organizado por los poderosos, gentes como Cháves han marcado la diferencia.

    Saludos!!

    ResponderEliminar