jueves, 12 de julio de 2012

LA SANGRE


La izquierda social ibérica ha estado tan distraída con la Demagogia Social-Fascista que el PSOE les ha ofrecido como espectáculo durante 22 años de gobierno, que ha tardado dos años en desperezarse de la narcosis ideológica Liberal…y uno más en comprender la realidad que no quisieron ver a tiempo y que les fue anunciada con más de diez años de antelación por gentes como Julio Anguita…a quien el Sistema presentó como un loco visionario…con el visto bueno de millones de presuntos izquierdistas.


Aún hoy, algunos “intelectuales de izquierda” se aferran a las idílicas imágenes políticas que ofrecían los líderes del PSOE: puños en alto cantando la internacional y paz social…aunque entre bambalinas traficaran influencias con la Banca y las Multinacionales para asegurarse su pervivencia en la zona privilegiada de la pirámide del Poder. Aún hoy, siendo conscientes de las intenciones y métodos del Sistema…sueñan con la necesidad de una izquierda razonable.


 Una izquierda ajustada y mediocre…como para ir tirando adelante…pero no demasiado lejos. Una izquierda razonable que les proporcione paisajes políticos placenteros, sin excesivas complejidades éticas, sin escenas escabrosas. Una izquierda razonable que no necesite estar demasiado razonada: la razón produce monstruos…y eso da mucho miedo a los corazones tiernos. Una izquierda…que mantenga en su sitio al Pueblo.


Un Pueblo incipiente que rechaza ya las medias tintas, que se desprende paulatinamente del vergonzante anonimato del súbdito y que, bajo las porras de los perros de Sistema, muestra con enérgico Orgullo la sangre del Ciudadano que lleva dentro.


 Los Ciudadanos que sangran no son inmunes a las porras de los perros...pero sí a los insultos de los cobardes súbditos, a la traición de los presuntos izquierdistas, a las añagazas de los Demagogos, a las melindres de los “intelectuales de izquierdas”, al miedo que difunden los heraldos del Sistema, a las amenazantes fauces de los oligarcas de los Jerónimos, a la carcoma del Trono, a los negros veredictos de las indecentes Togas y a los designios que emanan de los palacios de los Césares del Sistema.

La cuestión es...¿cuánta sangre de ciudadano hay que verter a los pies de los súbditos cobardes y los presuntos izquierdistas traidores para que reaccionen?.

No se preocupen, sigan mirando, sigan blableando...tenemos mucha...a borbotones!!

9 comentarios:

  1. Me temo que será mucha todavía. Aunque creo que poco a poco, como despojándose de las capaz de una cebolla, la ciudadanía en general se va dando cuenta de las cosas. Y las cosas nos llevan a algo inevitable. la lucha de clases. Lo paradójico es que es la derecha la que nos empuja a ella.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, que se me olvidó: magnífico análisis de la situación.

    ResponderEliminar
  3. D. Francisco!!

    Pues yo lo veo de otra forma. Me explico: para mi lo aberrante es que fuera un partido autodenominado de izquierdas, PSOE, el que hiciera que los trabajadores se olvidaran de sus intereses de clase para sumarse al estilo de vida burgués. Me parece natural que sea la extrema derecha, que en España es además cripto-franquista por no decir...rematadamente fascista, la que nos haya mostrado lo que realmente somos y ...pintamos en esta...su puta democracia.

    Hay que fusilar las siglas de ambos partidos en el paredón de las urnas...y en la calle!!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Sin querer menospreciar a la belleza–que haberla hayla- quiero reparar en lo fácil que resulta aparentarla, digo del llamado intelectualismo, digo del llamado izquierdismo. En cambio, como en un esquema freudiano –yo, súper-yo y ello-, resulta difícil apartarse del burgués que llevamos dentro sin prescindir previamente de una saneada cuenta corriente. Términos, pues, y definiciones tan estructurales en el hombre intemporal como coyunturales en la dinámica social.

    Su comentario es lúcido y emotivo. Contagia.

    Esta sepsis que padecemos nos pilla con muy baja inmunidad. Sin duda saldremos fortalecidos, pero la epidemia se nos llevará a muchos por delante. Como en las guerras, habrá quien huya, habrá quien sufra y quien intente socorrer a los heridos. Época para la lucha, la solidaridad y el egoísmo.

    Pero la historia oficial, como siempre, la escribirán ellos.

    Que no decaiga el ánimo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. D. Fjavier!!

    No dé por perdida la partida hasta que los dados dejen de rodar!!

    La decisión de querer aparentar ser un burgués es, a fin de cuentas, una decisión personal...en un momento determinado. Estoy convencido que la marea de nuevo conocimiento que la resaca de la crisis está posando en nuestras conciencias, no tardará en dar fruto...no tardará en ayudarnos a tomar la decisión contraria.
    Cierto que muchos caerán, o caeremos, por el camino. Honrémosles manteniéndoles vivos en el recuerdo, que sean la poción mágica que nos fortalezca en la lucha...y nos haga invencibles!!

    La historia oficial..nunca pudo con la Verdad!!

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  6. La sangre es un grito, la razón la voz, nos debemos al grito y también a la voz. Nada nos engaña con más fuerza que la comodidad de dejar hacer, de delegar relegando nuestra responsabilidad individual y social.
    Los monstruos de la razón son hermosos aún en su ánimo horrible, los de sangre, por el contrario, en su terror no expresan e inspiran sino desprecio, en la medida en que se derraman por las heridas, frente a los que lo hacen por la imaginación.
    Las porras de los policías no son sino el último atrezo cobarde de nuestras sofisticadas conciencias, infantilizadas en una reclamación que nos atañe a todos.
    Julio Anguita nos gritaba desde la razón y en esa hallaba la sangre reposo. De ahí que fuese estigmatizado. Mejor oír a aquello que nos prometen estados de bienestar al margen de la responsabilidad y la corresponsabilidad.
    Tú que no renuncias a tu responsabilidad gozas del derecho de exigirnos en la sangre como razón.
    Recibe un fraternal abrazo.

    ResponderEliminar
  7. La sangre me da repelús, prefiero la razón, panda de comunistas! Y la razón me dice que sin razón se han ido apoderando de todas las cuerdas de las campanillas y las tañen a voluntad. Se han ido apoderando imperceptiblemente, o no tanto, de todos los resortes del juguete y para poder jugar vamos a tener que pedirles por favor que nos entreguen los juguetes. Como ello no va a ser posible, hemos elegido un gobierno con capacidad para forzarles a que nos los devuelvan. Y estamos en ello, (panda de comunistas). Estamos en el momento exacto en que primero el gobierno se gana su confianza, no tocándoles sus artilugios, ni los unos ni los otros, y cuando estén desprevenidos les darán el tirón y zas, nos devolverán al pueblo, todo lo que el pueblo les ha ido entregando. Tened esperanza, comunistas!
    Es un espectáculo vergonzante observar como las hormiguitas de la base se afanan para llevar comida a las de la cúpula.

    ResponderEliminar
  8. D. José Alfonso!!

    Estoy impresionado de lo rápido que la gente está aprendiendo a deshacerse de esa mediocre delegación de responsabilidad a la que alude. la Razón se difunde a velocidad de vértigo...velocidad que se ve, en determinados episodios, acelerada por la sangre inocente vertida por la Infamia del Poder. un Poder que ya sabe que no dudaremos en exponer la Razón a voz en grito si es necesario, sin exigencias. De cada cual...según su Voluntad.!!

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  9. Ave César!!

    Jajajaja...no estaría nada mal que un puñado de hormigas obreras consiguiera confundir -aislando el influjo químico de la élite del enjambre- el Orden que avoca a las hormiguitas a seguir tan triste, monótono y extenuante camino.

    Saludos!!

    ResponderEliminar