jueves, 5 de abril de 2012

EL GOBIERNO FOMENTA EL FRAUDE FISCAL

%ATTAC ESPAÑA

José Antonio Pérez – ATTAC Madrid

 A primera vista, aprobar unos Presupuestos socialmente restrictivos que agravarán la recesión y el desempleo, concediendo al mismo tiempo una amnistía fiscal a los defraudadores, parece cosa de locos. Sin embargo, el banquero Botín se ha apresurado a felicitar al Gobierno por sus reformas. O sea que, tal vez los políticos del PP no estén tan locos, simplemente se les ha visto el plumero. Y ya sabemos de qué lado están.
Permitir que los delincuentes que eluden sus obligaciones con Hacienda puedan blanquear su dinero a cambio de pagar un tipo mucho más bajo que el resto de contribuyentes, y que encima el Gobierno les garantice confidencialidad a la hora de hacer este enjuage rompe con el más elemental sentido del decoro.
Quienes ocultan sus ingresos a Hacienda por encima de cierto límite cometen un delito fiscal. Son, por tanto, delincuentes. Concederles una amnistía supone fomentar el fraude fiscal. A partir de ahora, una persona sin escrúpulos puede verse animada a obtener dinero por vías ilícitas y no declarar a Hacienda las ganancias. Eso la convertirá en un delincuente fiscal, que es cosa muy fea. Por suerte, tarde o temprano arribará al poder un gobierno que decrete una regularización fiscal que le permita aflorar el dinero negro y blanquearlo. Entonces, libre ya del delito, volverá a ser un ciudadano no sólo respetable, sino con la autoestima crecida. Pensando que es mucho más listo que la mayoría, pues habrá pagado muchísimos menos impuestos que el resto de mis conciudadanos.
Un plan de regularización fiscal que suponga de hecho una amnistía para los defraudadores es impresentable, injusto y antisocial. Y en estos términos lo calificó, en junio de 2010, la secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal, al subrayar la “paradoja de que a los que pagan impuestos se les suban y a los que no, se les perdonen”.Con estas palabras criticó la número dos del PP el presunto plan de regularización fiscal para aflorar dinero negro que, según ella, preparaba el Gobierno socialista. “No es de recibo que a los que pagan se les suban los impuestos y a los que defraudan se les perdone [...]. Es impresentable que la salida de la deuda sea amnistiar a los que defraudan”, dijo Cospedal.Por su parte, Mariano Rajoy señaló en aquella ocasión que “Lo que España necesita no es una amnistía, sino confianza en la política económica de un país y en el Gobierno que la deba implementar”, aseguró. “No la vamos a apoyar porque los que pagan van a pagar más y los que no pagan se les va a perdonar lo que no han pagado. Sobre todo, después de lo que se le ha hecho a los pensionistas con la congelación de las pensiones y a los millones de españoles que no pueden trabajar”, añadió.
La entonces ministra de Economía y Hacienda del PSOE, Elena Salgado, negó que existiera ningún plan parecido a eso. Y en cualquier caso, la presunta amnistía criticada por el PP nunca se llevó a cabo. La primera noticia sobre amnistía fiscal desde que comenzó la crisis es la que nos llegó el pasado 30 de marzo de 2012. Confirmando que el Consejo de Ministros del Gobierno presidido por Mariano Rajoy acaba de aprobar una amnistía fiscal encubierta para intentar la regularización de las rentas no declaradas, tanto las repatriadas desde fuera de España como las ocultas dentro del país.
En sentido estricto, la amnistía fiscal está prohibida por Ley, de ahí que las rentas regularizadas tributarán un 10% mientras que los dividendos obtenidos en el extranjero lo harán un 8%. Es decir, pagarán menos que si hubieran tributado de forma normal, porque las rentas de más de 52.361 euros brutos anuales tienen un tipo marginal del 43% mientras que el impuesto sobre las plusvalías de capital está entre el 19% y el 21%.

Según afirma textualmente el comunicado gubernamental
“se implanta otro gravamen especial de atracción de rentas no declaradas por contribuyentes del IRPF, Impuesto sobre Sociedades e Impuesto sobre la Renta de no Residentes que permitirá una regularización extraordinaria de capitales, previo pago de un gravamen complementario del 10% del importe de los bienes y derechos aflorados. Los contribuyentes podrán presentar una declaración confidencial para regularizar su situación tributaria”.
Por cierto, el banquero Botín, que de regularizaciones fiscales sabe bastante, ha aplaudido las medidas que está tomando su Gobierno. El presidente del Banco Santander ha defendido ante la junta de accionistas los pasos que está dando el Gobierno español con la adopción de medidas “duras en el corto plazo, pero imprescindibles de cara al futuro”, en alusión a la reforma laboral, la financiera y las iniciativas para corregir el déficit público. Asimismo, el banquero expresó su convencimiento de que el Presupuesto presentado por el Gobierno “contribuirá decisivamente a la reducción del déficit y a la mejora de las finanzas públicas”.
Mientras tanto, el Juzgado Central de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional, continúa las diligencias de investigación abiertas contra el presidente del Santander, cinco de sus seis hijos, su hermano Jaime Botín, y sus cinco hijos, derivadas del caso de las cuentas ocultas de HSBC iniciado en mayo de 2010.
Ese mes, la Agencia Tributaria recibió de parte de las autoridades francesas el listado de españoles con cuentas en el HSBC Private Bank Suisse con fondos por los que no habían presentado las autoliquidaciones del IRPF y/o del impuesto sobre el patrimonio de los ejercicios de 2005 a 2009. Esta información surgió después del robo de los datos por parte de un empleado del banco británico.
No creo que los lectores habituales de este blog hayan dudado ni un momento acerca de quienes serían los sectores que resultarían favorecidos por las medidas adoptadas por el Gobierno del Partido Popular. La duda es si, transcurridos los primeros cien días del mandato de Mariano Rajoy, se habrán caído ya del burro ese amplísimo sector de asalariados que le dieron su voto.

7 comentarios:

  1. ¡Hola, Atila! No soy nada buena en esto de política, pero bien que capto los desastres que las malas decisiones provocan en nosotros, ¡ay! :(
    Un saludo afectuoso desde México.

    ResponderEliminar
  2. Deberíamos pedir todos la devolución de lo que hemos ingresado por encima del 10%. O tal vez anular todas las elecciones y que gobierne el banco Central. Decía el otro día un líder gallego, algo comunistoide él, que solicitaba que volviese la esclavitud, al menos el amo estaba obligado a respetar la vida y alimentar al esclavo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Isa!!

    Qué tal!! pues ya ve, si finalmente la gente no es capaz de sublevarse ante ésto, será cuestión de seguir la máxima y unirse al enemigo; educar a los hijos en la avaricia, la insolidaridad, la depredación, la inmoralidad es decir, en todas aquellas cualidades que más aprecia el sistema en sus individuos más privilegiados.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  4. Ave César!!

    Miedo me da!!...recuerde que los españoles no hemos servido ni para mediocres esclavistas. Las tasas de mortandad entre los nativos de las américas fue descomunal...no sólo por la gripe!!

    Casi que mejor nos compramos una caja fuerte y sacamos hasta el último céntimo del banco; al menos el 21% que nos roba hacienda de esos ridículos intereses que nos dan por los ahorros lo podíamos dedicar nosotros...a una buena botella de vino al mes!!

    saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡De acuerdo con Atila!!!!

      Eliminar
    2. Isa!!

      ¡¡Al pan pan y al vino vino!!...que por aquí significa...¡¡las cosas claras y el chocolate espeso!!. A mi dad aún sigo sin saber para qué servimos los españoles...sinceramente; a veces creo que somo un experimento de alguna facultad de psicología!!

      Saludos!!

      Eliminar
  5. Je.je, D. Atila, que una buenabotella de vino pueden ser muchos intereses, so capitalista. Por eso yo me conformo con varias regulares. Tiene usted a Dna Isa bebiendo de su botella!

    ResponderEliminar