martes, 17 de abril de 2012

ARGENTINA...CON UN PAR DE PELOTAS!!

Todo el Gobierno de un “País” gritando ¡¡Guerra!!…para defender a una empresa privada plagada de miserables ejecutivos…y al mismo tiempo pidiendo Paz a los mercados que lapidan impunemente a sus súbditos!!.
Ya me habría gustado a mi haber gozado aquí de un gobierno capaz de reivindicar esos poderes…y que...




  •  hubiera creado una banca pública con las cajas y bancos intervenidos
  • que hubiera expropiado los activos inmobiliarios nacidos de la especulación y hubiera conformado con ellos un stock de viviendas públicas con la que establecer alquileres sociales
  • que hubiera hecho una Reforma Agraria seria mediante expropiación y nacionalización de los grandes latifundios andaluces y extremeños para crear con ellos una potente industria agroalimentaria constituida por Cooperativas…nos habríamos ahorrado el PER
  • que nacionalizara las empresas productoras y distribuidoras de energía…un bien público fundamental en el S XXI y que actualmente están en manos de esos pajarracos que dicen que les debemos 25.000 millones de euros…o más si te descuidas!!.
No se preocupen por los ejecutivos de Repsol…ya buscarán la manera de ser indemnizados por su lacayo, el gobierno de España, por tan lamentable pérdida…¡¡preparad vuestros bolsillos!!

miércoles, 11 de abril de 2012

ATENTANDO CONTRA LA AUTORIDAD

Pelotas de goma, gases lacrimógenos, bombas de humo, perros blindados…y para que los súbditos tengan más miedo al sistema…leyes para coartar la libertad de reunión, manifestación, huelga...

Derechos hacia el Estado Fascista de Derecho, los amos, y sus voceros de la derecha franquista y la iglesia católica, han decidido no ser demasiado permisivos con la chusma de rojos terroristas…demócratas.

Mientras amnistían a sus delincuentes fiscales, rescatan con nuestro dinero a sus usureros y esconden en la sacristía a sus curas pedófilos…sacan brillo a las argollas que amarrarán a la plebe a la losa del miedo.
Si la resistencia pasiva va a ser atentado a la autoridad…tendremos que dejar de levantar las palmas de las manos, sentarnos en el suelo y agachar la mirada para evitar provocar a los antidisturbios…tendremos que abandonar el buenismo reivindicativo.

Si atentar contra la autoridad de esta mierda de Régimen Tiránico va a requerir carne y sangre…habrá merecido la pena.

jueves, 5 de abril de 2012

EL GOBIERNO FOMENTA EL FRAUDE FISCAL

%ATTAC ESPAÑA

José Antonio Pérez – ATTAC Madrid

 A primera vista, aprobar unos Presupuestos socialmente restrictivos que agravarán la recesión y el desempleo, concediendo al mismo tiempo una amnistía fiscal a los defraudadores, parece cosa de locos. Sin embargo, el banquero Botín se ha apresurado a felicitar al Gobierno por sus reformas. O sea que, tal vez los políticos del PP no estén tan locos, simplemente se les ha visto el plumero. Y ya sabemos de qué lado están.
Permitir que los delincuentes que eluden sus obligaciones con Hacienda puedan blanquear su dinero a cambio de pagar un tipo mucho más bajo que el resto de contribuyentes, y que encima el Gobierno les garantice confidencialidad a la hora de hacer este enjuage rompe con el más elemental sentido del decoro.
Quienes ocultan sus ingresos a Hacienda por encima de cierto límite cometen un delito fiscal. Son, por tanto, delincuentes. Concederles una amnistía supone fomentar el fraude fiscal. A partir de ahora, una persona sin escrúpulos puede verse animada a obtener dinero por vías ilícitas y no declarar a Hacienda las ganancias. Eso la convertirá en un delincuente fiscal, que es cosa muy fea. Por suerte, tarde o temprano arribará al poder un gobierno que decrete una regularización fiscal que le permita aflorar el dinero negro y blanquearlo. Entonces, libre ya del delito, volverá a ser un ciudadano no sólo respetable, sino con la autoestima crecida. Pensando que es mucho más listo que la mayoría, pues habrá pagado muchísimos menos impuestos que el resto de mis conciudadanos.
Un plan de regularización fiscal que suponga de hecho una amnistía para los defraudadores es impresentable, injusto y antisocial. Y en estos términos lo calificó, en junio de 2010, la secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal, al subrayar la “paradoja de que a los que pagan impuestos se les suban y a los que no, se les perdonen”.Con estas palabras criticó la número dos del PP el presunto plan de regularización fiscal para aflorar dinero negro que, según ella, preparaba el Gobierno socialista. “No es de recibo que a los que pagan se les suban los impuestos y a los que defraudan se les perdone [...]. Es impresentable que la salida de la deuda sea amnistiar a los que defraudan”, dijo Cospedal.Por su parte, Mariano Rajoy señaló en aquella ocasión que “Lo que España necesita no es una amnistía, sino confianza en la política económica de un país y en el Gobierno que la deba implementar”, aseguró. “No la vamos a apoyar porque los que pagan van a pagar más y los que no pagan se les va a perdonar lo que no han pagado. Sobre todo, después de lo que se le ha hecho a los pensionistas con la congelación de las pensiones y a los millones de españoles que no pueden trabajar”, añadió.
La entonces ministra de Economía y Hacienda del PSOE, Elena Salgado, negó que existiera ningún plan parecido a eso. Y en cualquier caso, la presunta amnistía criticada por el PP nunca se llevó a cabo. La primera noticia sobre amnistía fiscal desde que comenzó la crisis es la que nos llegó el pasado 30 de marzo de 2012. Confirmando que el Consejo de Ministros del Gobierno presidido por Mariano Rajoy acaba de aprobar una amnistía fiscal encubierta para intentar la regularización de las rentas no declaradas, tanto las repatriadas desde fuera de España como las ocultas dentro del país.
En sentido estricto, la amnistía fiscal está prohibida por Ley, de ahí que las rentas regularizadas tributarán un 10% mientras que los dividendos obtenidos en el extranjero lo harán un 8%. Es decir, pagarán menos que si hubieran tributado de forma normal, porque las rentas de más de 52.361 euros brutos anuales tienen un tipo marginal del 43% mientras que el impuesto sobre las plusvalías de capital está entre el 19% y el 21%.

Según afirma textualmente el comunicado gubernamental
“se implanta otro gravamen especial de atracción de rentas no declaradas por contribuyentes del IRPF, Impuesto sobre Sociedades e Impuesto sobre la Renta de no Residentes que permitirá una regularización extraordinaria de capitales, previo pago de un gravamen complementario del 10% del importe de los bienes y derechos aflorados. Los contribuyentes podrán presentar una declaración confidencial para regularizar su situación tributaria”.
Por cierto, el banquero Botín, que de regularizaciones fiscales sabe bastante, ha aplaudido las medidas que está tomando su Gobierno. El presidente del Banco Santander ha defendido ante la junta de accionistas los pasos que está dando el Gobierno español con la adopción de medidas “duras en el corto plazo, pero imprescindibles de cara al futuro”, en alusión a la reforma laboral, la financiera y las iniciativas para corregir el déficit público. Asimismo, el banquero expresó su convencimiento de que el Presupuesto presentado por el Gobierno “contribuirá decisivamente a la reducción del déficit y a la mejora de las finanzas públicas”.
Mientras tanto, el Juzgado Central de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional, continúa las diligencias de investigación abiertas contra el presidente del Santander, cinco de sus seis hijos, su hermano Jaime Botín, y sus cinco hijos, derivadas del caso de las cuentas ocultas de HSBC iniciado en mayo de 2010.
Ese mes, la Agencia Tributaria recibió de parte de las autoridades francesas el listado de españoles con cuentas en el HSBC Private Bank Suisse con fondos por los que no habían presentado las autoliquidaciones del IRPF y/o del impuesto sobre el patrimonio de los ejercicios de 2005 a 2009. Esta información surgió después del robo de los datos por parte de un empleado del banco británico.
No creo que los lectores habituales de este blog hayan dudado ni un momento acerca de quienes serían los sectores que resultarían favorecidos por las medidas adoptadas por el Gobierno del Partido Popular. La duda es si, transcurridos los primeros cien días del mandato de Mariano Rajoy, se habrán caído ya del burro ese amplísimo sector de asalariados que le dieron su voto.

lunes, 2 de abril de 2012

DONDE ESTAMOS II

Por Julio Anguita
ex coordinador general de Izquierda Unida
Segunda entrega de una serie de ocho artículos en los que se sintetiza la intervención de Julio Anguita en el Ateneo de Madrid el pasado día 9 de Marzo.

En el artículo que abría esta serie mantenía que habíamos perdido una guerra. Lo cual no es grave del todo en la medida en que se sea consciente y al analizar las causas nos aprestemos a continuar el enfrentamiento multisecular. Pero situarse ante esta decisión supone (si se quiere ganar) conocer las causas profundas de la derrota, los errores, las ligerezas y las pérdidas de horizonte que han posibilitado la situación actual.

Enuncio que hemos sido derrotados porque globalmente a la lógica del sistema no hemos opuesto otra lógica alternativa con contenidos específicos en lo económico, social, político, cultural y de valores. El sistema es un todo en el que nosotros como ciudadanos estamos inmersos y reproducimos en aspectos que aparentemente no son inherentes a él. Es más, con bastante frecuencia la lucha en el terreno de lo económico social o político acepta valores, enunciados y lógicas que constituyen la esencia misma del sistema que decimos combatir.

La larga, heroica y también cainita historia de las Internacionales obreras ha dejado junto con sus azarosas vicisitudes un acervo de enseñanzas, valores y legados que durante un tiempo parecieron encarnarse en la creación de la URSS. Aquél Estado Obrero “por antonomasia” enfrentado a la tarea de construir otra sociedad  pero atendiendo a la necesidad de desarrollar una economía industrial que igualara a Occidente en condiciones internas y externas de adversidad extrema, se consolidó como fortaleza sitiada y referente para todo el proletariado mundial Lo específicamente ruso fue asimilado a la causa universal por la emancipación humana. Fue la consigna del socialismo en un solo país en cuya defensa los partidos hermanos  y las organizaciones obreras, debían subordinar sus intereses específicos: nacionales y de clase.

La desaparición de la URSS  fue el corolario de una serie de hitos que fueron jalonando su difícil desarrollo: guerra civil, stalinismo, II Guerra Mundial,  stajanovismo, Guerra Fría, elevación más que notable de la calidad de vida del pueblo, competencia con USA en el espacio, carrera de armamentos impuesta por los EEUU, etc. La famosa Perestroika no pasó de ser un producto de consumo externo para mayor gloria de un Mijail Gorbachov mimado y admirado fuera de su país. El coloso soviético murió de él mismo.

Los tiempos inmediatamente posteriores al fin el Estado Soviético vieron surgir lo que se ha llamado en calificar de Utopía de 1989. Sus esperanzados seguidores respondían a dos líneas de análisis, una conservadora representada por Fukuyama y su Fin de la Historia y la otra centrada en una revalorización de la tradición socialdemócrata. La lógica era impecable, desaparecido el espejismo comunista soviético quedaba la socialdemocracia como única referencia para la izquierda. En el saco de los vencidos se debían meter también a los demás partidos comunistas aunque algunos de ellos hubiesen demostrado hasta la saciedad su categoría intelectual y de movilización como el PCI, su entrega a los trabajadores como el PCF el PCP o su ejemplar lucha contra el franquismo y a favor de la Democracia como el PCE.

La socialdemocracia quedó pues como el último y único baluarte de la tradición obrera frente al capitalismo rampante y contraofensivo de la Thatcher, Reagan, etc. Una socialdemocracia que en el Congreso de Bad Godesberg ya en 1959 había sancionado su abandono del marxismo y su inserción en el reformismo. El horizonte de futuro se insertaba en un desarrollo del keynesianismo que condujo durante un tiempo al mantenimiento del llamado Estado de Bienestar.

Las sucesivas oleadas de crisis, a partir de la del petróleo de la década de los setenta, no han sido testigos del protagonismo del neoliberalismo en el abordaje de las mismas. El Acta Única Europea, el Tratado de Mäastricht y siguientes, el atlantismo, la refundación de la OTAN, las guerras de agresión contra Yugoslavia, Iraq, Libia, etc. no han sido sino exponentes de una visión aceptada ya por todos: la Globalización y su apéndice temporal, la Financiarización. Un camino jalonado por las nuevas aportaciones de Tony Giddens, Blair, Schöreder o González que bajo el supuesto de exigencias de la Modernidad anclaron en el sistema lo que todavía podía quedar de contestación y búsqueda de la alternativa al sistema.

Desde la China “comunista” hasta el Japón,  pasando por la India, los países BRIC y la UE, no hay poder que no haya asumido los conceptos Mercado, Competitividad y Crecimiento Sostenido como las verdades a las que todo, empezando por la Democracia, el Derecho, los DDHH, y las relaciones internacionales, deben someterse. Nadie lo ha expresado mejor que Tietmeyer, presidente del Bundesbank en la década de los noventa: Los políticos deben aprender a obedecer los dictados de los mercados.

 Los sindicatos que desde su fundación se incardinaban en la lucha emancipadora desde su carácter específico de frente de masas  enrolado desde las reivindicaciones más concretas, urgentes y cercanas, fueron derivando hacia meros gestores del día a día .Su tarea de defensa de los intereses inmediatos de los trabajadores fue separándose del tronco común que los unía al frente político- ideológico. Al dejar las organizaciones políticas de ser referentes alternativos los sindicatos mantuvieron con ellas coyunturales alianzas para la única forma de lucha posible y aceptada: la electoral.

En esta hora en la que el sistema se ha mostrado claramente como incapaz de ser referencia para un mínimo proyecto de carácter humanizador los conflictos sociales se producen como consecuencia de la aplicación de aquellas medidas políticas que el ciudadano votante ha aprobado y que a la larga se muestran totalmente contrarias al mismo ciudadano en su calidad de trabajador y asalariado. Contradicción que se agrava en unos momentos en los que ya no es posible reivindicar más parte del pastel sino la participación en otro cualitativamente distinto.

Otras propuestas y proyectos de liberación que han ido surgiendo como consecuencia de los nuevos problemas y de las nuevas contradicciones que la industrialización y la permanente erosión de los equilibrios medioambientales han hecho surgir, constituyen hoy en día una referencia para la huida de la inmensa trampa del sistema. Pero no han conseguido ni por su lenguaje, ni por sus métodos de minorías de élite, calar en el río de las masas abducidas por la cultura televisiva alienante. Una ciudadanía que ya no encuentra en la sede sindical o política un centro para cultivarse, informarse o realizarse sino para preparar la rutina electoral y poco más

La experiencia que nos proporcionan tanto la UE como el euro me excusan de seguir relatando la historia de un proceso de renuncias inmerso en un cántico generalizado del apoliticismo, la rentabilidad, el consumismo o cuando no la cultura del pelotazo.

Es cierto que restan minorías, colectivos, vanguardias, e incluso momentos de lucha como los que vivimos ahora pero las referencias, lo valores, las propuestas liberadoras y sus organizaciones para el encuadramiento, la elevación del nivel cultural y de conciencia, parecen ausentes en esta cuestión.

Ha terminado un ciclo de la Historia, las palabras, mensajes y creaciones de Marx, Bakunin, Jaurés, Pablo Iglesias Rosa Luxemburgo, Lenin, etc. deben ser renovadas pero nunca en detrimento de su mensaje liberador.; sobre todo porque el tiempo ha demostrado que son difíciles de enterrar.

Desde la consideración y reflexión del por qué de la derrota podremos tomar la decisión de abrir de nuevo las hostilidades. No hay posibilidad de victoria si no se sabe por qué perdimos anteriormente.