martes, 26 de enero de 2010

VENGANZA

Acabo de hacerle una visita al blog de El Pinto. Hoy nos ha regalado una magnífica entrada titulada ¿pena de muerte?. No he podido sustraerme a la necesidad de dejarle un comentario que aquí convierto en una nueva entrada, más que nada por saber la opinión de los que visitáis esta casa.

Bueno, parece que una vez más me va a tocar dar la nota. Y es que yo sí soy partidario de la aplicación del máximo castigo en determinados, muy determinados, delitos.

No acabo de entender el empeño por proteger los Derechos Humanos de aquellos que no los respetan, que disfrutan no respetándolos. Sería aberrante haber dejado con vida al Estado Mayor Nazi en Nüremberg, por poner un ejemplo claro. La horca fue la más dulce e inmediata venganza que tuvo el mundo en aquellos días.

La superioridad ética está siempre del lado del ciudadano que respeta a sus semejantes, que es feliz cuando los que le rodean lo son, que siente como propio el sufrimiento de los demás. ¿Acaso podemos considerar que son nuestros semejantes, nuestros iguales, los asesinos en serie, los genocidas, los traficantes de esclav@s, los violadores y pederastas que asesinan a sus víctimas…el estafador de guante blanco que arruina, en su beneficio, la vida de millones de personas?. (echadle un ojillo a este blog)

Se debe demostrar que la sociedad tiene medios para castigar y reinsertar a estos individuos. Sin embargo es por todos conocido que ciertos perfiles criminales no son susceptibles de reinserción. ¿Dónde está la superioridad ética de una sociedad que permite que asesinos como De Juana Chaos, ese hombre de paz, haya sido condenado, en realidad, a un sólo año de cárcel por cada asesinato de los que cometió, cómo demostramos la reinserción social de violadores y pederastas reincidentes y reincidentes y reincidentes, cómo se justifica la superioridad de una sociedad que condena a sus ciudadanos honestos y respetuosos a compartir su espacio de libertad con los merodeadores que les acechan en busca de su próxima víctima?

Se habla hoy día de imponer la Cadena Perpetua…pero ¿es la Cadena Perpetua la mejor alternativa para estos criminales?, ¿es más humanitaria la Cadena Perpetua, la venganza perpetua?, ¿es más ético desear que alguien se pudra toda su puta vida entre cuatro paredes sin volver a ver la luz del Sol?, ¿no será la Perpetua una condena perpetua también para los familiares de las víctimas?

Dice el DRAE de la venganza:

venganza.

1. f. Satisfacción que se toma del agravio o daño recibidos.

…y de satisfacción:

satisfacción.

2. f. Razón, acción o modo con que se sosiega y responde enteramente a una queja, sentimiento o razón contraria.

Muchos decimos que liquidaríamos con nuestras propias manos a aquél que asesinase a uno de los nuestros. Pero los ciudadanos hemos puesto en manos del Estado la administración de la venganza, a la que solemos llamar Justicia por ser este término más eufónico que el primero. ¿Deberían reclamar las familias de las víctimas al Estado el derecho a decidir de qué modo quedaría satisfecho su sufrimiento? o ¿debería el Estado actualizar y adaptar la legislación penal a la voluntad de los ciudadanos?, ¿sería legítimo que el Estado consultara a los ciudadanos la sanción a imponer en determinados delitos?, ¿sería Ética la resolución de los ciudadanos? ¿es la Ética una categoría ajena y superior a la voluntad racional de la sociedad?, ¿es la Ética inmutable o producto de la dinámica social de un momento histórico determinado?

“Para mí, una vida sin homicidios es como una vida sin alimentos para ustedes. Me sentía como el padre de todas estas personas, ya que fui yo el que les abrió la puerta de otro mundo''
Alexander Pichushkin

Yo es que soy un Huno salvaje.

20 comentarios:

  1. Muy visceral. Si te corre sangre por las venas, muchas veces desearías acabar con la vida del que no respete la mínima dignidad humana de otro.

    Y llegado el caso cualquiera es capaz de tomarse la venganza por su mano, sólo es una cuestión circunstancial.

    Pero sentenciar a una pena de muerte tiene una lado que no me convence. Y es que está sujeta a error. Al error que podemos cometer cualquiera de nosotros, inducidos por informaciones confusas o comprando voluntades.

    Y un juez no se va a escapar de ese error. Y me fastidiaría mucho que llegado el caso se equivocara y fuera yo el que injustamente fuera sentenciado a muerte.

    De modo que prefiero tener encerradas de por vida a una caterva de alimañas que no merecen respirar, no sea que alguien se ponga a su altura e intentando administrar justicia se cargue a algún inocente.

    Salu2

    ResponderEliminar
  2. Estoy en contra de la pena de muerte, lo considero un crimen de Estado.

    Creo que es necesario distinguir la diferencia entre justicia y venganza. Al Estado le corresponde la responsabilidad de impartir justicia, entiendo la venganza por parte de algunas personas precisamente porque son humanas.
    Creo que el peor castigo que se le puede aplicar a uno de esos criminales que citas es mantenerlos hasta su muerte natural encerrados en una jaula de 2x2m con una dieta estricta de calorías, hidratos de carbono y horas de sol.
    Cuando el Estado es vengativo puede convertirse en un monstruo, o condenando a muerte a inocentes en demasiadas ocasiones, o condenando a toda una comunidad de vecinos (como tu querido Israel) (*).

    Precisamente el vómito de palabras del tarao Alexander Pichushkin confirma lo que digo. Habría sido peor castigo, pienso yo, tenerle toda su puta vida encerrado en una pequeña grillera a pan y agua viendo pasar gente a la que no podía matar, con la que no podía hablar y pensando hasta el último de sus días que no pudo cubrir todas las casillas del ajedrez. Si yo fuese el padre de una de sus víctimas y tendría la oportunidad probablemente le pegase un tiro en su asquerosa cabeza. No es contradictorio; se justifica en el 2º párrafo.

    Saludos.
    (*) ¡Joder!, ya la liamos.

    ResponderEliminar
  3. Markos!!

    Vaaaale, pero que conste que una Cadena Perpetua por algo que o has hecho también se las trae!!

    Eso sí, perpetua...pero sin tele, currando, estudiando...y nada de gimnasio. Que la vida carcelaria sea tan chunga y aburrida como la de fuera!!

    ResponderEliminar
  4. Necro!!

    Vaaaale, una perpetua en las condiciones que le comento a Markos sí me convence!!.
    La Justicia es la venganza reglamentada por el legislativo y ejercida por un juez, no hay más...lo que nos deja sin la satisfacción de tu 2º párrafo.

    ResponderEliminar
  5. El 30% de los españoles a favor de la pena de muerte para los terroristas, según "The Economist"

    Londres, 29 oct (EFE).-

    Tres de cada diez españoles están "totalmente a favor" de la pena de muerte en los casos de terroristas que hayan cometido asesinato, frente al 31 por ciento que rechaza esta condena, según el resultado de una encuesta de la revista "The Economist" avanzado hoy.

    Del resto de la población, un 21 por ciento se muestra "más a favor que en contra" de esta medida, un 10 por ciento "más en contra que a favor" y un 8 por ciento dice no tener una opinión formada del tema.

    ResponderEliminar
  6. Buenas.

    Plas, plas, plas. De largo, la mejor entrada que te he leído. Casi me convences.

    Pero va a ser que no. Por la mismas razones que Markos, y a la vista de los comportamientos de la justicia en otros asuntos menores, no se me acude que ningún ser humano este legitimado para decidir sobre la vida o la muerte de tal o cuál elemento, por miserable que resulte ser.

    Otra cosa distinta es la cuestión de la cadena perpétua, ante la cuál tiendo a mostrarme más bien a favor. y no me vale el argumento de que a lo peor resulta más cruel: Si las consecuencias del delito no pueden ser reparadas (obvio en casos de asesinato) o la rehabilitación del delincuente es técnicamente imposible (caso de los violadores), la duración de la pena ha de ser infinita.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Es una entrada muy sólida, Don Atila. Abre debates diversos (aunque troncalmente unidos entre sí, conceptualmente) que resulta imposible contestar, rebatir en un sólo comentario.

    Tomo del María Moliner la entrada "vengar": Causar un daño a una persona còmo respuesta a otro en un agravio recibido de ella.

    La verdad es conicido plenamente con usted en la necesidad de abordar responsablemente el debate sobre si las penas (presentes en nuestro código penal) actuales son suficientes para defender nuestra sociedad del acoso criminal al que se ve sometida. Es cierto que sucesos como el cumplimiento penal que ha protagonizado sujetos como el Rafita, el "asesino de la catana", y otros elementos, generan un estado de indignación social que condiciona el debate sensato...

    En cualquier caso, y aunque como liberal no deseo la existencia de un Estado con un peso coercitivo en exceso (más bien al contrario), considero que éste (el Estado) se legitima en la idea de pacto social entre ciudadanos que lo veretebra (esta es una idea muy antigua, presente -entre otros- en Spinoza). Creo, asimismo, en la necesidad de una Justicia (no me meto en el debate de si ésta deba estar gestionada por el Estado o no; no es relevante en este razonamiento) que aplique un código penal que respete el fundamento constitucional vigente y sus principios.

    Diariamente diferentes noticias nos revelan la fragilidad (cuando no la injusticia) en la aplicación del princpio de proitección de la sociedad, frente a los criminales; de la necesidad de reparar el daño causado a las víctimas, etc. Pero a lo que no estoy dispuesto a renunciar es al principio de una justicia u de un código penal que -también- contemple los derechos de los criminales (sus deberes ineludibles de cumplimiento de las penas impuestas, pero sus derechos también). Y tampoco reunucio a mi convencimiento de la bondad de una justicia que se oriente a la reintegración del criminal en la sociedad, (perfectamente compatible con el principio de defensa de la sociedad frente a éstos).

    Con la pena de muerte soy muy claro desde hace más de veinte años (soy socio de una conocida organización internacional de DDHH, cuyo nombre no quiero desvelar). MI oposición es radical. MI oposición es fundacional. (Como lo es la Carta de los Derechos del Hombre, por ejemplo).

    ¿Pena de muerte en algunso casos? ¿Y qué pasa si la aplicación de la Justicia falla? Para mí, basta un solo caso de fallo (cuyo efecto es fatalmente definitivo) como para rechazar esta idea.

    La superioridad moral de nuestra sociedad reside también en la mirada que rehúye la venganza, en la aplicación equilibrada de justicia, en saber defender los derecos de todos. Comenzando por el de las víctimas, por supuesto.

    Estimulante entrada, amigo mío.

    ResponderEliminar
  8. Fermonu!!

    Qué tal!!

    Jo...pos anda que si mi mejor entrada es un comentario que hice en otro blog...uuff...aaaaayyy...

    La verdad es que pone los pelos de punta la profesionalidad de tantas y tantas sentencias "menores"...y el poso de inseguridad y asco que dejan en la sociedad. Si no os digo que no, imposible, todos los días nos regalan uno de esos bodrios.

    Entiendo que el sustrato cristiano (¡¡sólo Dios da o quita la vida!!) es muy fuerte por estos y otros lares...y lo comprendo y respeto. No obstante en el derecho positivo no deberíamos introducir normas Morales afines a dogmas religiosos.

    La cadena perpetua, que como alternativa me parece cojonuda, no está tampoco exenta de errores judiciales. Meter a un inocente 30-40 o 50 años en una 2x2....también acojona.

    Pero que quede claro, no he puesto esta entrada para convencer a nadie, sólo para conocer los argumentos a favor o en contra que tengáis.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  9. Hola D. Rogelio!!

    Como decía más arriba, este comentario, que no entrada, respondía sólo a un Post en el que se abordaba, entiendo, el desprecio generalizado que nos producen los autores de ciertos crímenes, que la muerte de estos seres, no nos produciría dolor, la especie no perdería nada valioso. En la entrada del Pinto no se trata en ningún momento la Pena Capital, no era el objetivo, quede claro.

    Es curioso que mucha gente identifica al Estado como algo ajeno a la sociedad, como un Ser Administrativo desvinculado de sus propios miembros, nosotros. Sea quizá que hayamos sido nosotros los creadores de ese Ente extraño al desentendernos de la Cosa Pública, sea que este Monstruo tomara conciencia de sí mismo en algún momento y ya no nos necesite para sobrevivir, el resultado es la separación entre la Sociedad y el Estado que se refleja, entre otras muchas cosas, en el hecho de que dirigimos nuestras vidas según normas y posiciones Éticas que no emanan de la voluntad libre y madurada de los ciudadanos que conforman la Sociedad sino de la de los caldereros que alimentan la maquinaria del Estado, nuestros supuestos representantes.

    Este divorcio se manifiesta, como no podía ser menos, en nuestro Código Penal y en la marcha de la Justicia. A día de hoy desconocemos, pues nadie nos lo ha consultado, si la sociedad está satisfecha con las normas que regulan la convivencia o desea otras nuevas, mejoradas o adaptadas a su propia dinámica.

    Nos vemos obligados a soportar normas que permiten a criminales menores de edad pasear por las cales, que demuestran la impunidad de los criminales de guante blanco, que lenifican la corrupción de nuestros representantes, que dignifican la imagen del delincuente…y otras ofensas. Al mismo tiempo, y cada vez más, los honrados aparecen como borregos listos para degollar…sin consecuencias.

    ¿Acaso sería excesivo que el Estado tuviera a bien consultarnos oficialmente estas y otras cuestiones?, ¿no debería la sociedad querer renovar ese pacto antes de que las hojas que recogen su espíritu amarilleen y se cuarteen?

    Sería muy beneficioso para esta sociedad comenzar a desperezarse del letargo impuesto por el Estado y retomar las riendas de la Máquina.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  10. El Pinto22:07

    Los que hemos vivido con la pena de muerte en el código penal y los juicios sumarísimos, tenemos creo muy claro, que eso de fusilar al personal con la cruz en la mano, no tiene sentido y estamos, contentos con las nuevas leyes.

    Pero hay mafias organizadas, sin escrúpulos en diferentes planos de la sociedad, que viven en una guerra permanente de dominio y poder, De vez en cuando leemos ajuste de cuentas, ... pues esos tipos a servidor al leer la noticia, no comportan sensación alguna. Sobran socialmente.
    Salud

    ResponderEliminar
  11. D. Atila, gracias por su recuerdo a mi mamá. Joder, Rey de los Hunos, vengo con otro rollo y por poco me caigo de culo.

    Lo de Zapatero y el Desayuno de Oración ha quedado en nada, después del "pensionazo" y lo que cuelga por detrás.

    No quiero ni pensar, amigo mío. Estamos tiesos.

    Respecto a la pena de muerte, creo que no se da el climax para ese supuesto. Vamos, que no hay demanda social, creo. Por mi parte, no me siento con fuerza moral para reclamarla, ni siquiera para asesinos y terroristas despiadados, después de entrever la basura que oculta nuestra justicia que sería la encargada de condenar y hace cumplir la sentencia.

    ¿Estaría usted tranquilo si Garzón le juzgara con posible condena a muerte por medio? Chungo.

    ResponderEliminar
  12. El Pinto!!

    Qué tal!

    Ea, no perdamos la esperanza en que esos perros se liquiden entre ellos y nos eviten así tener que tomar decisiones difíciles!!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  13. Comandantee!!

    Espero que el chequeo de su mamá haya salido más que bien!!

    Ciertamente, con la Justicia...qué coño!!...la justicia y jueces, en minúsculas ambos, que padecemos me aterraría que dispusieran de una Pena como la Capital, le doy toda la razón amigo, ¡¡¡me ha convencido!!!, es el mejor argumento de los que he oído en esta entrada (sin desmerecer los de nadie, conste!!)

    El PSOE da un paso más en la vía del desprecio a la clase media. Es su afán favorito desde los tiempos de Felipe, alias X. Pero lo de las Pensiones...y pronto la reforma laboral, que muy pronto abordarán, marcarán un hito!!. Memoria histórica, no olvidar.

    Un saludako!!

    ResponderEliminar
  14. Pasando de nuevo por aquí mi estimado Atila, y vaya que post tan peliagudo, je,je. Comparto la opinión de Markos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Perdone si hoy le visito algo frívolo, Rey de los Hunos, pero tentando en Salamanca se me arrancó una becerracilla bien coqueta.

    Tentando en Salamanca

    ResponderEliminar
  16. Isa!!

    Cierto, hasta yo tengo los pelos de punta...sobre todo con la caterva de jueces que tenemos por aquí. Échale un ojillo cuando puedas a esta noticia

    Un abrazo!

    Maestro!!

    Le hago una visita ya!!

    hasta ahora mismo!

    ResponderEliminar
  17. Rey de los Hunos, con sus halagos ha hundido mi reputación tanto como la se desploma con las declaracions del Gobierno.

    Soy muy malo, un hijoputa, y con su "es Usted un caballero adorable!!" tengo a Monsieur de Sans Foy y otros petimetres blogueros descojonándose de la risa.

    Pues para que se entere, ¡su HORDA es como el ejército PEPIS de Zapatero! Hala...

    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  18. JAAAAaaaaajajajajajajaja!!!...joé!! que no me puedo reir....¡¡la bronquitis!!! JAAAAAjajajaaj!!

    ResponderEliminar
  19. Rey de los Hunos, yo ya tengo demasiados años para ser innovador en materia de partidos.

    Les dejo esa tarea a los jóvenes porque estoy seguro de que no veré unos partidos democráticos en lo que me resta de vida. Creo que estoy resignado.

    Hace rato que no voto listas cerradas. La de la Sra. Diéz también lo es, no lo olvidemos. Y la contestación dentro de su partido ha sido notable.

    Voto de castigo. Para mí es la elección. Para que las sectas sientan el aliento del bicho en la nuca.

    Y, si tampoco funciona, a Santa Marta, broder.

    ResponderEliminar
  20. Comandantee!!

    A Santa Marta!! y de vez en cuando un viajecito a casa de la señá Gordelia pa catar unos buenos cigarros!!!

    Saludako!

    ResponderEliminar